jueves, julio 13, 2006

Tormenta de Verano

Hacia un calor demencial.
Dicen que el viento de Tarifa te puede volver loco. Yo digo que el calor de esta ciudad me vuelve loca. Todo me pesa cuando hace calor, mis pasos son más lentos y por la noche tengo que rociarme con litros de agua para poder dejar que Morfeo me abrace.

Y digo hacia un calor demencial.
Escribia unos documentos en este mismo ordenador, cuando ha empezado a levantarse un viento casi huracanado. Lo he notado porque al fin corria una brisilla por este horno, digo piso. Y derrepente, a vuelto. A vuelto a llover. 10 largos minutos de lluvia intensa, como cuando alguien vuelve a retomar algo que realmente anhela. Con ganas.
Como dirian mis amigos mexicas, como si fuera el Fin del Mundo.

Y no lo he podido evitar. No he podido evitar salir al balcon y dejar que el viento, aún caliente pero ya templado, me soplara descaradamente, mientras las gotas me mojaban. Y contemplaba divertida, relajada y extasiada como la mayoría de los viandantes corrían a protegerse bajo el primer balcón o techo que encontraran a su paso.

Lo que más me ha gustado ha sido el olor a asfalto caliente mojado. Me ha recordado al pueblo de mi abuelo, donde probablemente ahora podría estar si no tuviera una responsabilidad que me atara este verano a esta ciudad tan caliente y aburrida... por caliente.

Quiero una tormenta de verano todos los dias del año. Porque soy excesiva.

Dejaros mojar....
:D

Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home