domingo, octubre 28, 2007

Nube de humo blanco

De las tres últimas veces que he llorado (en sólo una semana), dos han sido en un concierto:

La primera escuchando esta canción



Lloraba como si fuera una niña a la que le han quitado su muñeca nueva. Eché demasiado de menos un abrazo en ese momento.

La otra, hoy. Escuchando al Orfeón Donostiarra cantar en su 110 aniversario Carmina Burana.


A veces pienso que soy demasiado sensible.
Que de tan sensible soy frágil.
Que de tan frágil me vuelvo cobarde.
A veces.

Etiquetas: , ,

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Y bueno había frutas secas por doquier, los pies descalzos sobre la yerba no encontraron camino alguno:
Que paso con esa ciega proposición de matrimonio que alguna vez por cierto interés migratorio te hice, hace unos días le contaba a Mariana que estaria sobreexpuestamente lindo que estuvieras por aca. Ahh no sabías, volvimos a nuestro amor con fortísima fuerza... Si lloras házlo de felicidad, pienso.

Para estos instantes ya sabras quien conduce este teclado desde la gran ciudad de México.

El mismo que viste y calza, el Sr. Del Toro.

Ciao linda, te quiero mucho... ya vuelve para hasta aca

3 dic. 2007 6:44:00  
Anonymous simpulso said...

Gracias por dejarte conocer. Estupendo blog. Espero verte en muchas otras cenas.

20 dic. 2007 14:06:00  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home